Imprimir...
Compartir
A+
A-
Cerebro humano

La psicología es una de las ciencias más complejas y polivalentes que existen. Engloba una inmensidad de ramas diferentes y sus aplicaciones son numerosas y en ocasiones poquísimo conocidas.

Quizá un tanto atrapada en estereotipos y tópicos, esta disciplina tiene una mayor profundidad de lo que bastante gente cree. En este artículo te presentamos seis curiosidades a fin de que puedas conocer más sobre la ciencia que estudia el comportamiento humano.

1.- Una interpretación propia

El interrogante sobre si lo que vemos es verdaderamente la realidad o bien una interpretación de ella ha estado entre nosotros desde tiempos de Platón. Esta llega a ser bastante simple de contestar si nos referimos a nuestros recuerdos.

Los recuerdos que tenemos, en general, no son imágenes sobre la realidad, sino más bien sobre lo que interpretamos de la realidad en aquel preciso instante. Por esto un mismo recuerdo puede ser realmente diferente para unas personas y otras.

2.- El miembro espectro

Este curioso proceso le ocurre a las personas que han sufrido algún género de amputación de sus extremidades. Tras perder por servirnos de un ejemplo un brazo, los sujetos tienen la impresión de que este continua estando ahí. Hasta aquí no hay inconvenientes, ¿no?

No obstante, en ocasiones los pacientes padecen picores y dolores, los cuáles no pueden mitigar pues ese brazo no está verdaderamente ahí. Al parecer, esto ocurre por el hecho de que al cortarse las vías nerviosas, el cerebro experimenta una suerte de vacío, y tiende a llenarlo por sí solo o lo que es lo mismo, a crear sensaciones.

Cerebro humano

3.- El sueño es activo

Al revés de lo que bastante gente cree, el sueño es un proceso activo. No nos desconectamos, o bien nos ponemos en “suspenso”. A lo largo del sueño, que además de esto consta de múltiples fases, el cerebro efectúa multitud de procesos diferentes.

Sin ir más allá, las ensoñaciones (sueños), precisan de una alta actividad por la parte de diferentes estructuras cerebrales como el tálamo.

4.- Procurar rememorar algo lo estropea

Es uno de los procesos más estudiados en lo que ha memoria y recuerdos específicos se refiere. Cuando deseamos rememorar algo y lo hacemos presente, ese recuerdo experimenta unos instantes en los que se halla en un estado de labilidad.

¿Qué es lo que esto nos quiere decir? Pues que en este estado, el recuerdo es muy frágil a ser perturbado, así sea por la nueva situación en la que lo recordamos, o bien por fallos al interpretarlo. Por consiguiente, si deseas sostener un recuerdo íntegro, no pienses en él muy frecuentemente.

5.- Cosas que no se olvidan

Hay un género de memoria, llamada memoria no declarativa, que continúa siempre y en todo momento y no se pierde pese a las amnesias, por graves que estas sean. Esta es la encargada de los actos motores que aprendemos.

Si bien y aunque un sujeto padezca una amnesia grave, no olvida de qué manera montar en bici, o bien de qué forma caminar, o bien de qué forma jugar al tenis si ya lo había hecho antes.

Sentir dolor

6.- No podemos sentir dolor

El cerebro es la única parte de nuestro cuerpo en la que no podemos sentir dolor. Es precisamente por esto que muchas de las operaciones que se efectúan a cráneo abierto se realizan con el paciente despierto. Además de ello de esta forma el sujeto nos puede ayudar advirtiendo posibles inconvenientes.

¿De qué manera es esto posible? Cuando se genera un estímulo doloroso en uno de nuestros brazos, el sistema inquieto conduce ese estímulo hasta el cerebro, haciendo que sintamos dolor. No obstante, cuando este estímulo se genera en el cerebro, ¿a dónde va la señal?


Fuente: xombit.com

0 comentarios TiS 0 Facebook

Puedes leer las normas sobre los comentarios en nuestra política de privacidad.

Tu comentario...


 
2013 - 2017 Te interesa saber



Pedro Luis Cenzano Diez & Yolanda Torres Cerezo
(Administradores)

Jesús Mª Busto Riaño
(Asesor)


Política de privacidad





TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger