Imprimir...
Compartir
A+
A-
Persona sincera
El origen de la palabra procede de los tiempos del renacimiento, y más exactamente de España. Los escultores españoles cuando cometían algún error mientras tallaban esculturas de mármol, caras, disimulaban los defectos con cera.

Por lo tanto, una escultura que no tenia ningún defecto y no necesitaba de ningún arreglo era conocida como una "escultura sin cera".

Con el tiempo la definición mejoró hasta la conclusión de que si un individuo no oculta nada, es una persona sincera.

Hasta aquí la explicación parece bastante creíble, aunque según otras informaciones que creemos que son más exactas, el origen de dicha palabra no viene de las esculturas ni de la cera que en ellas aplicaban, intentaremos explicaros que su verdadera procedencia viene de tiempos anteriores.

Verdadero origen de "sincero"

El adjetivo procede de manera directa del latín sincerus, y ya por lo menos Cicerón (siglo I a. C.) lo utilizó con el mismo concepto que se le frecuenta ofrecer actualmente (Diccionario de la Real Academia Española: "modo de expresarse o de comportarse libre de fingimiento"), entre otras cosas en su tratado De amicitia (Sobre la amistad):

* omnia fucata et simulata a sinceris atque veris <internoscere potest> todo lo fingido y falso <puede distinguirse> de lo sincero y verdadero.

Otros significados de "sincero"

La R.A.E. además refleja una acepción, que marca como anticuada, de acuerdo con la cual "sincero" además puede significar 'puro, libre de mezcla'. Este uso además se proporciona en latín, como observamos en este ejemplo de Tácito (siglo I d. C.) de su De origine et situ Germanorum (Sobre el origen y el territorio de los germanos):

* Germaniae populos nullis aliarum nationum conubiis infectos propriam et sinceram et tantum sui similem gentem extitisse las tribus de Germania están libres de cualquier tipo de casamientos con otras naciones y son una raza en sí misma, sin mestizaje, solo similar a ella misma

De hecho este último concepto sería el original del que se deriva el otro, debido a que procede de sem‑/sim‑/sin‑ (por ejemplo, en simplex, de donde procede el español "simple", además con el concepto de 'único') y la raíz del verbo cresco 'crecer'; de esta más reciente parte no se ponen en concordancia los lingüistas, pero creemos que sin lugar esta es la aclaración más elogiable.


Fuente: sabiask.com y delcastellano.com

0 comentarios TiS 0 Facebook

Puedes leer las normas sobre los comentarios en nuestra política de privacidad.

Tu comentario...


 
2013 - 2017 Te interesa saber



Pedro Luis Cenzano Diez & Yolanda Torres Cerezo
(Administradores)

Jesús Mª Busto Riaño
(Asesor)


Política de privacidad





TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger