Imprimir
Compartir
A-
A
A+
Hacker, Deep Web

Existe una parte de Internet que escapa al rastreo de los buscadores para dejar paso al anonimato de los usuarios. Los especialistas alertan de sus peligros y alertan de la existencia de pornografía infantil y venta de drogas en esta Internet profunda. Aquí te explicaremos brevemente en que consiste esta parte de Internet, y te aseguramos que no te quedarás indiferente con respecto a lo que en este artículo te vamos a desvelar.

——————— TiS ———————

Más allá de lo que la mayoría conocemos de Internet, hay una cara de ella que muchos desconocemos. Y peligrosa por las actividades que en ella se consienten. Adentrándose en las profundidades de este mar de conocimientos, miles de webs desconocidas no acostumbran a indexarse en los primordiales motores de búsqueda como Google, Bing o bien Yahoo. Por lo que se destapa la caja de los truenos. Deep Web -internet profunda- es una parte de Internet que no forma una parte del internet que todos conocemos, o mejor dicho: que es invisible para los buscadores web puesto que el contenido de esta no está indexado.

Pero, ¿qué es esto del contenido «no indexado»?

Se refiere a todo el contenido que es inalcanzable desde los motores de búsqueda usuales de Internet por diferentes motivos, como pueden ser las páginas y sitios webs protegidos con clave de acceso, documentos en formatos no identificables o bien contenidos que requieren interrogar a su base de datos para poder acceder a la información.

El término Deep Web puede aludir a una concepción equivocada de lo que verdaderamente es, ya que nuestro cerebro siempre asocia la palabra profundo con algo ilegal. Nada más lejos de la realidad, en la Deep Web también se desarrollan actividades legales, aunque este ámbito es más conocido como el lado oscuro de Internet, y para acceder a él es preciso utilizar un servidor intercesor (proxy).

El inconveniente, afirman los especialistas en seguridad informática, es la utilización de esta cara oculta de Internet como el «santo grial» del anonimato en las comunicaciones, al resultar realmente difícil el rastreo de los usuarios, un genuino medio de proliferación para la pornografía infantil y actividades ilegales (venta de armas y drogas) sin control de las autoridades, según señala un informe elaborado por la firma de seguridad Trend Micro. Esta clase de ciberdelincuentes logran eludir el control de la información que no se quiera hacer pública; por servirnos de un ejemplo, es el procedimiento que utilizan los disidentes políticos de los regímenes represivos para comunicarse con el exterior, si bien los cuerpos de seguridad y las autoridades están al tanto de esta situación tan delicada, algo que aseguró la Guardia Civil al diario ABC.

Hacker, Deep Web

Actividades ilegales

Nos referimos a algo que, a pesar de ser desconocido por la mayor parte de los usuarios de Internet, realmente ha existido siempre y en todo momento. Aún siendo algo mayormente desconocido, se estima que acapara el 90% del contenido total de Internet. Esto no quiere decir que mayormente esté dedicado a temas ilegales, solo que una parte de Internet oculta para las arañas de rastreo de los motores de búsqueda. Los especialistas estiman que la página web superficial representa en torno a entre un 10% y un 15% de lo que es realmente Internet. Y por si esto fuera poco, el 34% de estas páginas contienen «malware» en la página web tradicional que cuenta con conexiones con Deep Web.

La Deep Web se sirve de una serie de herramientas cuya finalidad es conservar el anonimato, siendo las más conocida de ellas The Onion Enrutador (TOR), una plataforma creada por el Laboratorio Naval de EE.UU., que permite esconder la dirección IP y otros datos relacionados con la identidad del usuario, la cual funciona usando diferentes niveles -como las capas de una cebolla- de codificación.

Otras plataformas de acceso a este planeta virtual paralelo son prácticamente invisibles. Unas partes de Deep Web son, técnicamente, inalcanzables mediante los medios tradicionales, con lo que se transforma en un sitio protegido y seguro a fin de que cibercriminales o bien particulares de toda clase efectúen servicios ilegales. La base es la utilización de códigos de cifrado complejos que resguardan al usuario del análisis de tráfico, siendo el anonimato la primordial inspiración de las mismas.

Muchos usuarios -advierten los especialistas- se aprovechan de la coyuntura informática para cometer servicios de blanqueo de dinero como Bitcoin, -compra y venta de claves de acceso (contraseñas), venta de pasaportes ilegales, filtraciones del gobierno o incluso en servicios de mercenarios, un pequeño cosmos prácticamente sin explorar y que supone encontrarse en la ley de la selva, sin más reglas que las de uno mismo.

Los especialistas ofrecen una serie de datos que levantan sospechas sobre el impacto de las actividades ilegales en esta clase de webs. Se piensa que el 32% de los recursos que se comercializan en una gran parte de las tiendas está relacionado con cannabis y venta de drogas. Hay incluso hasta oportunidades para transgredir las leyes. Por 5.523 euros (5.900 dólares) se puede conseguir la ciudadanía estadounidense en un sitio de Deep Web preparado para administrar pasaportes. Y por si esto fuera poco; por tan solo 93,6 euros (100 dólares) se pueden adquirir cuentas robadas de plataformas como eBay o Paypal. Y ya para colmo, hay hasta un anuncio en el que por 168.498 euros (180.000 dólares) se ofrecen para cometer un asesinato.

Cuando crece el anonimato

Surge un problema, el tamaño. Deep Web está en incesante desarrollo. Desde Trend Micro subrayan que es «increíblemente difícil» ofrecer una lectura sobre el volumen de los sitios en ciertos momentos, si bien estiman que el contenido actual ronda las 576.000 páginas web.

Mercado negro de Deep Web
Productos más vendidos en el mercado negro de la «darknet» (Datos del 3 de Junio de 2015)

Si bien el uso que se da a la Deep Web no es siempre ilegal, sí que tiene una enorme presencia en ella. David Sancho, especialista de amenazas de Trend Micro, dijo al diario ABC que Deep Web es incontrolable. «Una vez que se realiza la conexión es posible que ningún observador pueda, ni interceptarla ni tampoco espiarla. Esto la transforma en un ambiente ideal para efectuar actividades delictivas y criminales, y así poder ser utilizada también por disidentes eludiendo ser controlados por gobiernos hostiles», lamenta.

- Vídeo -


- Vídeo -


- Documental -



Artículo basado en datos del 2015
Fuente: abc.es

0 comentarios TiS 0 Facebook


Recuerda las normas sobre los comentarios: [Política de privacidad]

Tu comentario...



 
2013 - 2017 Te interesa saber

colores

Pedro Luis Cenzano Diez & Yolanda Torres Cerezo

(Administradores)

Jesús Mª Busto Riaño

(Asesor)


Política de privacidad





Responsive

TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger