Imprimir...
Compartir
A+
A-
Conexión psíquica de los niños

Hay un vínculo muy especial entre los niños y los fenómenos paranormales. Muchos afirman que esta comunicación "especial" es debida a la inocencia y sobre al no tener temor a las cosas que no comprenden, al tiempo que una persona adulta, normalmente, se va a mostrar con temor a lo desconocido actuando en consecuencia. Muchas personas se preguntan si un niño puede ver muertos o bien por contra es una invención fruto de su imaginación infantil. Esto ha creado una enorme polémica en nuestra sociedad a lo largo de años. Habitualmente seguro que hay una explicación lógica, mas en otros muchos casos los niños acceden a planos que los adultos no podemos o bien no queremos opinar sobre ellos.

Los padres de un niño que es capaz de ver, sentir, escuchar la actividad espiritual, muy frecuentemente se generan situaciones realmente traumáticas en especial si los padres no son capaces de percibir esos fenómenos por si mismos. Especialistas en psicología afirman que cuando dejamos la infancia muchos de nosotros decidimos de una manera inconsciente "cerrar" el acceso a esta capacidad. Muchos especialistas en psicología dicen que una parte de esta culpa recae sobre la sociedad en la que vivimos. En cierta forma, podría decirse que los niños están comunicándose con otras realidades.

Conexión psíquica de los niños

La conexión paranormal desde el nacimiento

Muchas personas afirman haber visto a un bebé en su cuna mirando a un punto fijo, tal y como si estuviesen observando "algo" invisible. Determinados especialistas en psiquiatría explican que en el momento en que un niño llega al mundo podría decirse que ha estado "cerca del más allá", en el otro lado. Los niños nacen con su tercer ojo bien abierto, el chacra en el centro de la frente. Este chacra le deja a los recién nacidos estar en comunicación con otra dimensión. Los bebés y los niños no están expuestos a ningún género de manipulación referente a los fenómenos paranormales lo que les hace tener esta facultad considerada como un "tanto especial". Ciertos niños incluso llegan a tener "amigos imaginarios" con los que juegan y hasta llegan a hablar en ciertas ocasiones. Los adultos tendemos a pensar que el niño solo tiene una imaginación hiperactiva, cuando realmente, y lo más probable es que realmente estén interactuando con algún tipo de espíritu.

A medida que el niño crece, se va exponiendo a las manipulaciones de la sociedad, olvidando todo lo que llegaron a ver, escuchar y percibir desde el mas allá y no pudiendo regresar a "ver" más allá de la supuesta realidad que nos han infundido, aun llegando a meditar que todo lo desconocido es fruto de la imaginación y de la pura coincidencia. No deseando ir en contra de la sociedad, el niño empieza a cerrarse y a persuadirse de que lo que ven o bien oyen no es parte integrante de la realidad, llegando a perder en su totalidad sus capacidades psíquicas a partir de los seis u ocho años. Muchas personas describen sus experiencias paranormales de cuando eran niños, sin embargo jamás lo dicen. Al no comentar esas experiencias con otras personas que entiendan lo que les ha sucedido no saben de qué manera procesarlo ni entenderlo, y mucho menos saber qué hacer sobre ello. Otro punto a tomar en consideración es que en algunas ocasiones las experiencias no eran muy agradables, puesto que la comunicación con el más allá acarrea la apertura a diferentes "seres" pudiendo ocasionar temor y bastante angustia en la vida del niño y en la de sus padres.

Conexión psíquica de los niños

Algunos casos

Una pequeña de seis años hablaba con su madre de una aparición espectral que llevaba meses viendo. Ella y su hermana gemela incluso llegaron a decir el nombre del espectro. Los padres atribuyeron este fenómeno a la imaginación y fantasía infantil. Sin embargo las pequeñas se quejaban de las continuas apariciones de la enigmática figura. El matrimonio se empezó a preocupar y decidieron poner una cámara de grabación para de esta manera probar a las pequeñas que todo era fruto de su imaginación. Un día, las pequeñas dijeron a sus padres que el espectro se hallaba justo en la venta de la habitación de estas, cámara en mano el padre hizo una fotografía a la ventana. El sólo pudo ver que había tomado una foto de sus hijas sentadas en la cama leyendo un libro juntas. Cuando reveló la foto tomada pudo comprobar que una imagen que no correspondía a la de sus hijas aparecía en la ventana.

Comunicación con el más allá

Comunicación desde el más allá

El ejemplo más habitual de la actividad paranormal de un niño es cuando tiene la capacidad de ver, escuchar e incluso llegar a comunicarse con alguien que ha pasado del cuerpo físico (fallecido) a otra dimensión. En ciertas ocasiones se trata de un familiar o bien alguien que el niño conoce. El caso más frecuente es el del niño que asegura haber hablado con su abuelo al que jamás conoció, siendo capaz de describirlo con perfección. La ciencia no tiene muchas explicaciones a este respecto, por lo que podemos decir que no se trata sólo de la imaginación del niño. El niño pudo haber visto y oído a su abuelo ya fallecido, quien trató de comunicarse a través de él, al ser este el familiar más abierto y receptivo.

En otras ocasiones, los niños que son abiertos y receptivos a la comunicación con el más allá pueden ver y percibir a otras personas que ya no están entre nosotros. En estos casos puede ser una experiencia espantosa el ver o bien percibir a personas que pueden ser desconocidos para ellos. Muy frecuentemente estos espíritus se aproximan, una vez que el niño ha hecho un primer contacto con alguien que conocen. El hecho de que el niño tenga la capacidad de comunicarse con un ser de otra dimensión es como si estuviese dando la bienvenida a otros visitantes. Estos otros visitantes vienen con cierta frecuencia cuando el niño está dormido o bien sencillamente en el instante en que su mente está más relajada y abierta. De forma frecuente, esto puede ocasionar un tanto de confusión y puede atemorizar al niño, estos casos se dan cuando el niño se halla más receptivo.

Los niños y los fenómenos paranormales son una combinación que no han de ser tratados a la ligera. Existe gran diferencia entre la imaginación y lo que los niños afirman ver. No por ser un niño es significado de imaginación y fantasía siendo en determinados casos una conexión con el más allá. Debemos escuchar más a los niños, puesto que ellos de momento no han sido "contaminados" por la sociedad actual.

Audio


Fuente: mundoesotericoparanormal.com
Puedes cambiar de artículo, subir o bajar página, usando las flechas de tu teclado ( ) ( )

0 comentarios TiS 0 Facebook

Puedes leer las normas sobre los comentarios en nuestra política de privacidad.

Tu comentario...


 
2013 - 2017 Te interesa saber



Pedro Luis Cenzano Diez & Yolanda Torres Cerezo
(Administradores)

Jesús Mª Busto Riaño
(Asesor)


Política de privacidad





TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger