Imprimir
Compartir
A+
A-
Prueba ABS

Los vehículos equipados con sistema de frenada ABS (siendo cada día más los que ya vienen con él de serie) disponen de un sensor electrónico de revoluciones instalado en cada rueda del vehículo capaz de detectar cuándo una rueda se queda bloqueada. Cuando la rueda se bloquea el sensor envía una señal a la centralita de control del ABS para reducir la presión del circuito de frenado sobre esa rueda, evitando de esta manera que ésta continúe bloqueada. Una vez el sensor detecta que se ha evitado el bloqueo, envía de nuevo una señal para que la centralita aumente la presión de los frenos sobre esa rueda. Este proceso se repite simultáneamente varias veces por segundo.

Sistema ABS

¿Cuál son las ventajas de tener en nuestro automóvil el sistema ABS?

Disminuye la distancia de frenado sobre pavimentos secos.
Ayuda a mantener la trayectoria en las frenadas en curva.
Mantiene la direccionabilidad del vehículo durante una frenada de emergencia.

¿Cómo debemos de frenar tanto si disponemos de ABS como si no?

Si el vehículo dispone de ABS, en el momento de realizar una frenada de emergencia se debe de pisar el pedal de freno y de embrague hasta el fondo (matizo, el de embrague también para así evitar que nuestro coche se llegue a calar con lo que perderíamos el control sobre el mismo). Si entra en funcionamiento el ABS notaremos cómo el pedal de freno tiene un ligero traqueteo provocado por la bomba de freno.

Si el vehículo no dispone de este sistema, al realizar una frenada de emergencia notaremos cómo se bloquean las cuatro ruedas y se deslizan patinando sobre el firme. Cuando notemos esta sensación deberemos de hacer menos presión durante un instante sobre el pedal de freno, deteniendo de esta manera el bloqueo de las ruedas, acto seguido volveremos a pisar rápidamente de nuevo el pedal de freno con fuerza.

Frenado con ABS

¿El ABS alarga la distancia de frenado?

Con la ayuda del ABS podemos mantener la dirección de nuestro coche ya que éste no bloquea las ruedas en su totalidad, lo que nos ayuda a evitar obstáculos en la carretera sin perder el control del vehículo.

El ABS nos ayuda a reducir la distancia de frenado en superficies secas o mojadas, aumentándolo ligeramente en frenadas sobre nieve, agua, gravilla, etc. Es por ello, que al frenar en este tipo de superficies, si se produce un bloqueo total en las ruedas, éstas se van enterrando, motivo por el que aumenta el rozamiento y el vehículo llega a quedar sin control. Teniendo ABS, impediremos este bloqueo en las ruedas, evitando que estas se hundan y lleguen a aumentar ligeramente la distancia de frenado y poder de maniobrabilidad.

- Vídeo de demostración-



Fuente: diablomotor

0 comentarios TiS 0 Facebook


Recuerda las normas sobre los comentarios: [Política de privacidad]

Tu comentario...



 
2013 - 2017 Te interesa saber

colores

Pedro Luis Cenzano Diez & Yolanda Torres Cerezo

(Administradores)

Jesús Mª Busto Riaño

(Asesor)


Política de privacidad





Responsive

TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger