Imprimir...
Compartir
A+
A-
Indígenas americanos

La Historia de los indígenas de los Estados Unidos es igual de fascinante que trágica en muchos sentidos. Las estimaciones giran en torno de entre 10 y 90 millones de indios norteamericanos que habitaban en los Estados Unidos hasta el momento de la llegada de los europeos. Ellos habían vivido en esa tierra muchísimos años antes de que el hombre blanco llegara a ellas. Se cree que durante la edad de hielo habían viajado a través de un istmo por el Estrecho de Bering, desde Siberia a lo que hoy es Alaska. Gradualmente se desplazaron por todo el territorio dirección sur, hacia México y más allá. El nombre de indios les fue dado por su descubridor, Cristóbal Colón, quien creyó equivocadamente que había llegado hasta las Indias.

Han sido catalogados como indios, indios americanos, y ahora con el término de indígenas norteamericanos (de los Estados Unidos). Se desplazaron por todas las regiones de la tierra llegando a agruparse en distintas tribus o naciones diferentes. Fue un pueblo que se adaptó perfectamente a sus regiones particulares, utilizando sabiamente todos los recursos naturales de los que podían disponer. Creían en el respeto a la madre tierra y a la abundancia de frutos que ella les concedía. Llegaron a ser unos expertos, tanto en la caza como en la pesca, aprendieron a cultivar cosechas como el maíz, aprendieron también a construir casas con los recursos naturales que les proporcionaba el territorio por el que se movían.

Indígenas americanos
Los Indígenas Norteamericanos y los Europeos

Los indígenas norteamericanos de la costa este recibieron hospitalariamente a los nuevos visitantes europeos que fueron llegando entre los siglos XVI y XVII. Los consideraban como a unos extraños hombres de piel pálida y con barba, estaban encantados con los cuchillos de acero, espejos, teteras de cobre, y otras intrigantes novedades que fueron conociendo con la llegada de aquellos hombres de piel blanca. Las tribus indígenas fueron muy complacientes con ellos. Sin su ayuda, la gran mayoría de colonizadores que iban llegando a esas tierras no habrían podido sobrevivir.

Con el tiempo, los europeos ignoraron el respeto hacia una tierra valiosa y con unos grandes recursos naturales, sin embargo sí demostraron una insaciable codicia y arrogancia. Al poco tiempo de llegar a ese nuevo mundo los europeos pusieron en práctica su egoísta intención de conquistar este nuevo continente con ataques e invasiones con una brutalidad desmedida. Los indígenas norteamericanos pronto comprendieron que estos hombres de piel blanca seguirían llegando cada vez en mayor número, tantos "como estrellas caben en el cielo." Al principio, los habitantes de estas tierras trataron de convivir con los europeos que iban llegando. Pero cuanto más pasaba el tiempo, más problemas de convivencia y acercamiento entre las dos razas surgía. Junto con todos aquellos intrigantes artilugios que conocieron a través del hombre blanco, también trajeron consigo enfermedades mortales, desconocidas hasta el momento por los indígenas norteamericanos, tales como el sarampión, la viruela, el cólera, la fiebre amarilla, y muchas otras enfermedades devastadoras.

A causa de ellas fue disminuyendo drásticamente la población indígena norteamericana llegando a aniquilar aldeas enteras. Además de esto, la actitud siempre arrogante y el creciente número de hombres blancos que ya había en estas nuevas tierras condujo a las Guerras Indias, al Acta de Remoción India de 1830, siendo unos años más tarde en 1890 cuando se llegó a uno de los peores enfrentamientos que ha habido en los Estados Unidos, conocido como: La masacre de Wounded Knee, en Dakota del Sur, un 29 de diciembre. Fueron matados indiscriminadamente por la Caballería de los Estados Unidos, tanto guerreros como mujeres y niños. El gobierno de los Estados Unidos comenzó los Programas de Reubicación y la conocida como; marcha del Sendero de Lágrimas, lugar donde cientos de indios Cheroquis murieron de hambre, frío y enfermedades. El pueblo indígena norteamericano no sólo fue reducido en gran número, sino que incluso fue echado de sus casas, despojado de sus costumbres, e incluso se les llego hasta a prohibir hablar en sus lenguas nativas (maternas). Les fueron quitados sus hijos, siendo enviados a escuelas para "civilizarlos," forzados a abandonar cada aspecto de su herencia. En enero de 1876, el gobierno de los Estados Unidos les obligo a vivir en "reservas indias" donde todavía hoy en día residen la mayoría de los pocos indígenas que quedan en los Estados Unidos.

Indígenas americanos
Los Indígenas Norteamericanos del Siglo XX

Algunos consideran a los indígenas norteamericanos como una raza de temple. En 1924 se les concedió El Acta de Ciudadanía India oficial a las tribus de indígenas norteamericanos. Esto en parte como agradecimiento por el servicio heroico que muchos de ellos prestaron en la Primera Guerra Mundial. Otros, como Jim Thorpe, Sequoyah, y Sacajawea lograron representar a sus pueblo con grandeza. En 2013, había 566 entidades tribales con reconocimiento federal en los Estados Unidos, y la mayoría de ellas tienen territorios nacionales reconocidos. Ellos se gobiernan a sí mismos y son consideradas naciones soberanas de pueblos dentro de Norteamérica. Según la Oficina del Censo de los Estados Unidos en 2010 había unos 2,5 millones, el 0,8% de la población, se identificaron únicamente como indios americanos o nativos de Alaska.

Aunque hoy en día todavía muchos viven en reservas, éstas son consideradas como una de las áreas de mayor pobreza de los Estados Unidos. El desempleo es 5 veces más alto que el de la población general de los Estados Unidos, según la Oficina de Asuntos Indígenas del año 2002. Al igual que muchas personas derrotadas y oprimidas, ellos han sufrido las peores plagas de alcoholismo y suicidio. Este fue una vez un pueblo vibrante e ingenioso. Siendo robados, humillados, y desplazados de todo lo que una vez conocieron como su tierra. Aunque muchos han tratado a través de los siglos de civilizar, cristianizar, y americanizar al pueblo indígena norteamericano, hoy existen organizaciones que reconocen la importante herencia de estas nobles naciones. Por ejemplo, la Wiconi Internacional dice: "Queremos ver que los pueblos indígenas lleguen a conocer y a experimentar una libertad suprema, y la liberación de los poderes del mal que todavía prevalecen en tierras y comunidades..."


ReflexiónAl recopilar y montar este artículo, sólo lo pude hacer desde mi mayor respeto y también en algún momento con lágrimas en los ojos. Un pueblo que fue libre hasta nuestra llegada, los hombres blancos, una parte de la historia de la que lo único que podemos decir, es perdón, perdón por la manera en la que fuisteis sacados de vuestras tierras, un perdón por habernos comportado de una manera tan cruel hacia vuestra cultura y manera de vivir, y mil perdones por no haber sabido ni habernos dado cuenta de que la tierra no nos pertenece a nadie, somos nosotros los que pertenecemos a ella, este artículo es un resumen de lo que el hombre "civilizado", como así nos llamamos, no pedimos, exigimos y llegamos hasta a matar a nuestros hermanos, sólo por egoísmo y por mala fe, y nos llamamos a nosotros mismos civilizados, ¡Qué pena!


Extraído de: allabouthistory.org

0 comentarios TiS 0 Facebook

Puedes leer las normas sobre los comentarios en nuestra política de privacidad.

Tu comentario...


 
2013 - 2017 Te interesa saber



Pedro Luis Cenzano Diez & Yolanda Torres Cerezo
(Administradores)

Jesús Mª Busto Riaño
(Asesor)


Política de privacidad





TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger