Imprimir...
Compartir
A+
A-
Oír en estéreo

Además de contar con una visión estereoscópica, los seres humanos también tenemos, la facultad de oír en estéreo. Es más, si careciéramos de esta habilidad, nos sería prácticamente imposible localizar de dónde procede un determinado sonido. Aquellas características del oído que permiten la recepción estereofónica o, lo que es lo mismo, la localización en el espacio de una fuente sonora, reciben el nombre de efectos biaurales.

Oír en estéreo

Los tres efectos más importantes funcionan de la siguiente manera:

- Cuando escuchamos dos sonidos procedentes de distintas fuentes sonoras, pero tan similares que únicamente difieren en su intensidad, nos parecerá que el sonido tiene su origen en el lugar donde se encuentre la fuente más intensa.

- Si en ambos oídos se advierte el mismo tono, el oyente creerá que el sonido procede de la dirección del oído que lo percibe con mayor anticipo de fase. Dicho de otra manera, del oído cuyo timpano una tensa membrana situada en el oído medio, que oscila al recibir las frecuencias de las ondas sonoras que le llegan al oído- vibren con un ligero adelanto con respecto al del otro oído.

- Si el sonido es de muy corta duración, como por ejemplo una explosión o un golpe seco, la fuente de sonido se localiza en la dirección del oído que primero reciba la señal. La diferencia mínima de tiempos que se puede percibir es de la diezmilésima parte de un segundo. Siempre que el desfase soporo sobrepase los dos microsegundos, nuestros pabellones auditivos serán capaces de imaginar que existen al menos dos fuentes de sonido distintas.


Fuente: archivo PDF

0 comentarios TiS 0 Facebook

Puedes leer las normas sobre los comentarios en nuestra política de privacidad.

Tu comentario...


 
2013 - 2017 Te interesa saber



Pedro Luis Cenzano Diez & Yolanda Torres Cerezo
(Administradores)

Jesús Mª Busto Riaño
(Asesor)


Política de privacidad





TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger