Imprimir...
Compartir
A+
A-
Iván Mikhailovich Sidorenko

Iván Mikhailovich Sidorenko nació el 12 de Septiembre de 1919 en el seno de una familia campesina, establecida en la villa de Chantsovo, en la región de Smolenko.

Tuvo una niñez tranquila, tras terminar los estudios se matriculó en La Escuela de Arte de Penza, sin embargo en 1939 abandonó la escuela y se alistó en el Ejército Rojo.

En 1941 estudió en la Academia Militar de Infantería de Simferopol, en Crimea, pero fue trasladado de urgencia junto con sus compañeros para ayudar en la defensa de Moscú, que se encontraba asediada por las tropas de Hitler. Inicialmente afiliado a una compañía de morteros como segundo teniente, Sidorenko se reconvirtió a si mismo en francotirador y se dedicó a matar alemanes.

Como instructor

Tras abatir a decenas de enemigos el alto mando le ordenó instruir a otros jóvenes destacando sobre todo los métodos y tácticas que él mismo había desarrollado.

Sidorenko, con sus novedosas enseñanzas sobre el terreno, creó exitosas unidades de francotiradores que pronto demostraron su valor cobrándose un elevado precio en vidas de sus enemigos.

Oficialmente era el ayudante del comandante del 1122° Regimiento de Infantería del Primer Frente Báltico, un cargo que servía para despistar a los numerosos francotiradores alemanes que le seguían la pista con el fin de eliminarle y de esa manera terminar con el mejor instructor de francotiradores del Ejercito Rojo. Entre los años 1941 y 1944 Sidorenko fue el responsable de abatir a 500 soldados enemigos (muertes confirmadas) e instruyo a 250 francotiradores, su lema de "Un disparo, un muerto" se hizo tan célebre en todo el mundo que fue utilizado hasta la saciedad por la propaganda comunista.

Iván Mikhailovich Sidorenko

No satisfecho con el trabajo en el campo de entrenamiento, Sidorenko siempre llevaba a los futuros francotiradores al campo de batalla, para de esta manera instruirles en condiciones reales.

Una de las novedosas tácticas de Sidorenko fue la utilización de balas incendiarias, con las que logró incendiar un tanque y tres tractores alemanes.

Herido de gravedad en Estonia en el año 1944 fue distinguido con el título de Héroe de la Unión Soviética, una de las mayores condecoraciones otorgadas por los soviéticos. Sin conseguir reponerse de su herida completamente y para evitar que fuera abatido por el enemigo y así prevenir la mala propaganda que su muerte conllevaría, Sidorenko fue separado del frente por ordenes del alto mando.

Después de la guerra

Tras acabar la guerra los héroes ya no eran necesarios, ya que su fama restaba protagonismo a los miembros del Partido Comunista, así que fueron injustamente olvidados por el régimen comunista.

Sidorenko dejó el ejercito y trabajo en la posguerra como minero en Cheliabinsk, en 1974 se trasladó a Dagestán para jubilarse. Desde ese momento se perdió la pista sobre el.


Fuente: sniperselite.com.ar

2 comentarios TiS 2 Facebook


Puedes leer las normas sobre los comentarios en: [Política de privacidad]

 
2013 - 2017 Te interesa saber

colores

Pedro Luis Cenzano Diez & Yolanda Torres Cerezo

(Administradores)

Jesús Mª Busto Riaño

(Asesor)


Política de privacidad





Responsive

TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger