Imprimir...
Compartir
A+
A-
Persona sorda
Obviamente si se quedaron sordos a una edad tardía pensarán en el idioma que aprendieron siendo niños, sin embargo imaginemos a un niño que nace completamente sordo (hace años se les llamaba sordomudos). Imaginemos que sus padres son lo bastante observadores como para darse cuenta de este problema entre los 21 y los 36 meses de edad del bebé, un momento decisivo durante el cual los niños captan naturalmente los principios del lenguaje, lo cual crea en sus cerebros la infraestructura cognitiva crucial para la comunicación.

Gracias a haberlo "cogido a tiempo", ese niño sordo profundo podrá percibir un idioma gestual en vez de hablado, no obstante idioma al fin y al cabo. El lenguaje de signos (o señas) es un lenguaje natural, independiente de los orales y probablemente más antiguo que estos. Que sea natural significa que ha ido evolucionando gracias a las aportaciones de sus usuarios, que lo han ido transmitiendo culturalmente de generación en generación. Podríamos considerar que tiene alguna similitud con el español, por aquello de que sus hablantes viven entre nosotros, y usan de tanto en tanto alfabetos manuales para interpretar conceptos técnicos o nombres propios, sin embargo eso no es cierto. Las lenguas de signos no son adaptaciones de las orales ya que como he mencionado nacieron y evolucionaron siguiendo su propio camino.

De hecho las lenguas de signos cuentan con su propia lingüística, la cual no es internacional, es decir, existen variedades zonales. Por ejemplo en España se "habla" en LSE y LSC (lenguas de signos española y catalana). Es más, si organizas un evento internacional de sordos al que acudan personas de diferentes países, necesitarás tantos traductores de lenguas de signos como personas de diferentes comunidades intervengan. Y según puedo leer, existen 121 lenguas de signos distintas en el mundo.

Niña sorda

Pero volvamos con la pregunta del lector de Straightdope. Imaginemos que se educa a este niño en LS y no siguiendo métodos "oralistas". Según, aclara Cecil Adams, la LS dota a los nativos con la capacidad de manejar símbolos, entender abstracciones y conseguir y procesar de manera activa el conocimiento. Abreviando, el idioma de signos ayudará a que ese niño del que con antelación hablábamos aprenda a pensar. Justo lo mismo que sucedió contigo cuando siendo niño aprendiste a comunicarte en tu idioma natal.

Existe una fuerte polémica sobre si la formación que se les debe de dar a estos niños ha de ser estrictamente oralista, en LS, o bilingüe. Ciertamente, para un sordo aprender a leer los labios y a entender el idioma oral de la zona en que habita es de gran utilidad para desenvolverse en un mundo de "parlantes" (repleto incluso de carteles, libros y películas subtítuladas) sin embargo lo cierto es que en el caso del niño de nuestro ejemplo, aunque aprendiera a posteriori nuestro idioma y se hiciera bilingüe, el niño pensaría en LS.

Y eso significa que hasta cuando durmiera, codificaría sus sueños en signos. Me fascina la anécdota con la que Adams remata su artículo. Menciona a una mujer sorda de 90 años que en ocasiones gesticulaba en sueños. Según su hija, su madre bosquejaba signos con sus manos mientras se agitaba dormida. Natural. ¿O acaso tu no hablas en sueños?


Fuente: tecnologicspain

0 comentarios TiS 0 Facebook


Puedes leer las normas sobre los comentarios en: [Política de privacidad]

Tu comentario...


 
2013 - 2017 Te interesa saber

colores

Pedro Luis Cenzano Diez & Yolanda Torres Cerezo

(Administradores)

Jesús Mª Busto Riaño

(Asesor)


Política de privacidad





Responsive

TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger