Imprimir...
Compartir
A+
A-
Deportes extremos

Cada vez es más frecuente entre los jóvenes de las grandes ciudades la practica de deportes extremos, como rappel, surfing, skateboard, bungee, etcétera, importados de Estados Unidos durante los últimos 25 años.

El doctor Miguel Ángel Macías Islas, investigador del Departamento de Neurociencias, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), dice que, quienes los practican tienen un desajuste neurobiológico. "No sienten miedo" o no lo perciben como todos los individuos.

El especialista en neurobiología del miedo argumenta que este sentimiento, resultado de procesos cerebrales, puede ser definido como un mecanismo de defensa en todos los seres vivos, aunque con un nivel de desarrollo diferente para cada especie.

"Cuando uno siente miedo, su amígdala cerebral genera una sustancia que obliga a reaccionar, porque estamos ante un peligro potencial. La primera reacción en un adulto es paralizarse, con el objetivo de analizar qué es más conveniente, si defenderse o huir, mientras que la reacción de los jóvenes consiste en llorar, algo conocido en la ciencia como respuesta afiliativa materna.

"Tener miedo es bueno, porque garantiza nuestra seguridad, ya que nos permite reaccionar de manera oportuna y de la forma más objetiva, así como anticipar un evento que puede causarnos daño. Quienes no experimentan temor tienen afectada su amígdala. Los que corren autos a gran velocidad o practican deportes extremos, sufren una inmadurez en esa parte del cuerpo".

Deportes extremos

El miedo tiene dos esferas de estudio: aquella con fundamentos biológicos y otra relacionada con la socialización.

Las personas que cuando eran pequeñas "aprendieron" a temer a los perros, por ejemplo, se quedan "petrificadas" cada vez que ven uno, y no son capaces de reaccionar, algo que también ocurre con quienes temen a la oscuridad, a los insectos, a las alturas, etcétera.

Ese temor "aprendido" puede impedir que los individuos reaccionen de una manera correcta ante un peligro real e inminente. Sin embargo, en general "los mecanismos de defensa orgánicos son iguales para cualquier ser humano".

El doctor Macías Islas argumentó que quien no tiene miedo o no lo percibe como la mayoría, está más expuesto a sufrir algún accidente.


Alejandra Tello
Fuente: archivo PDF

0 comentarios TiS 0 Facebook

Puedes leer las normas sobre los comentarios en nuestra política de privacidad.

Tu comentario...


 
2013 - 2017 Te interesa saber



Pedro Luis Cenzano Diez & Yolanda Torres Cerezo
(Administradores)

Jesús Mª Busto Riaño
(Asesor)


Política de privacidad





TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger