Imprimir...
Compartir
A+
A-
Lengua castellana

Idiomas como el francés o el alemán son monopolares: se sabe que sus destinos se tallan en Francia y Alemania. Suiza, Bélgica, Austria o el Quebec son bienvenidos mientras aporten número de hablantes, pero a la hora de las definiciones se les va a prestar una atención ante todo protocolar.

El inglés y el portugués son bipolares. Inglaterra y Portugal, por ser cunas del idioma respectivo, tienen en las decisiones un peso mucho mayor de lo que podría sugerir la importancia comparativa de sus economías y poblaciones frente a Estados Unidos y Brasil. (Canadá o Australia quedan fuera de cualquier negociación, lo mismo que Angola o Mozambique.) El resultado de esa bipolaridad es que no siempre se ponen de acuerdo los países que cuentan, lo que se refleja en las ortografías irritantemente distintas entre Gran Bretaña y Estados Unidos y entre Portugal y Brasil.

Pero en castellano las cosas no son así. México tiene más población que cualquier otro país, pero la economía de España es más fuerte, pero a su vez países como Argentina o Colombia tienen tradiciones culturales muy potentes; sin olvidar por supuesto que países pequeños como Chile o Guatemala dan premios Nóbel como Neruda o Asturias, o que la diminuta Nicaragua ofreció al idioma y al mundo un genio como Rubén Darío.

Lengua castellana

En ese contexto, lo lógico sería que cada uno de esos países importantes desarrollara sus propias normas y las tratara de imponer a los demás, y que a la larga imperara el caos cuando no nos aviniéramos. Maravillosa e incomprensiblemente, eso no ocurrió. etc...


Seguir leyendo... [Sólo para quisquillosos]
Fuente: elcastellano.org
Puedes cambiar de artículo, subir o bajar página, usando las flechas de tu teclado ( ) ( )

0 comentarios TiS 0 Facebook

Puedes leer las normas sobre los comentarios en nuestra política de privacidad.

Tu comentario...


 
2013 - 2017 Te interesa saber



Política de privacidad





TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger