Imprimir...
Compartir
A+
A-
Emociones

En el mundo de los sentimientos está también lo que llamamos "emociones".

Las emociones ocupan un lugar muy importante en nuestras vidas y cuando no nos percatamos de nuestras emociones y no sabemos controlarlas pueden surgir problemas.

Las emociones descontroladas no sólo afectan a quienes viven esas emociones, sino que generalmente acaban afectando a las personas que le rodean. Por ejemplo, si es amargura lo que tenemos, seguramente acabemos amargando también a nuestras amistades...

Cuando nuestras emociones son malas, generalmente son así porque sentimos que no se nos presta la suficiente atención, que no recibimos el afecto que necesitamos o merecemos. Estas emociones negativas producen celos, envidias, ira, miedo a quedarnos solas, miedo al rechazo, a quedarnos solas, a que nadie nos quiera... Todo ello es malo, obviamente es mejor si nuestras emociones no son negativas, es mejor intentar encontrar el modo de vivir en completa armonía.

También hay emociones sanas y positivas... Estas son las emociones que hacen que podamos entregar amor y cariño. Las emociones sanas nos inundan esencialmente de ternura, armonía, gozo interior, ecuanimidad para juzgar a los demás, buena predisposición para arreglar lo malo, nos pone siempre una sonrisa en la cara y hace que de nuestra boca salgan palabras alegres que alegran los corazones de cuantos nos rodean y necesitan de nosotras.

Debemos pues, aprender a vivir en forma positiva, alejando las cosas negativas de nuestro diario vivir, porque si nos dejamos llevar por lo negativo nunca podremos crecer como personas. Debemos intentar desarrollar el poder de nuestra mente para beneficio propio, pero también, y especialmente, para el beneficio de nuestro entorno. Cuanto mejor estén aquellas personas que nos rodean, mejor estaremos nosotras mismas.

Diferentes emociones

Es bueno saber detenernos y tomar un rato de silencio, buscar en nuestro interior lo que necesitamos... y lo que realmente necesitamos no son tanto las cosas materiales sino la felicidad, las emociones positivas que alegran y dan sentido a nuestra vida. Por ello es muy importante reconocerlo, saber observar cual es nuestro estado de ánimo y qué emociones nos están produciendo las cosas del vivir diario. Debemos aprender a canalizar nuestros sentimientos y emociones para que todo sea mejor en la vida de los demás y consecuentemente en nuestra propia vida.

Debes intentar controlar esa rabia y esas frustraciones que a veces tenemos, si no somos capaces de ello, o si no nos molestamos siquiera en pensar acerca de ello, podemos ser como barco sin timón y a la deriva. Damos palos a todos lados porque estamos mal, quienes reciben palos se ponen mal igualmente, y acabamos hundiéndonos aún más en nuestras emociones. Debemos pues, saber bajar nuestras revoluciones, pensar en cómo controlar nuestra mente (sólo hace falta controlar nuestra propia mente, no la de los demás, no es tan difícil...) para que no nos afecten tanto las cosas. Recuerda que todo lo que sale de tu boca es porque tu corazón lo dice y siente, somos el reflejo de nuestro sentir. Y si no tenemos cuidado en ello podemos acabar haciendo daño a alguien que no lo merece, sólo por nuestra propia amargura y falta de auto control.

Desecha las malas actitudes, piensa en positivo. Siempre ocurrirán cosas malas, la vida es así, pero hay algo positivo en ello, piensa que todo lo malo que te pasa te ayudará a crecer más como persona. Muchas veces no alcanzamos a comprender el porqué de las cosas y no somos capaces de aceptarlas con buena cara porque nuestro dolor o malestar es mucho, nos cegamos por el malestar y el dolor, pero te aseguro que todo fluirá en ti como agua cristalina el día que aprendas a controlar tus emociones.

El hecho es que cuando nos dejamos llevar por la ira u otra emoción negativa, somos incapaces, excepto en muy raros casos, de razonar como lo hacemos habitualmente.

Aprendamos a controlar nuestras emociones y seamos personas de bien, ayudaremos a que todos seamos mejores. Tómate algún tiempo para mirar en tu interior y calmar la mente...

Pero..., ¿Quien almacena y procesa nuestras reacciones emocionales?

Amigdalas

La AmigdalaCerebral es un conjunto de núcleos de neuronas localizadas en la profundidad de los lóbulos temporales de los vertebrados complejos, incluidos los humanos. La amígdala forma parte del sistema límbico (término últimamente en desuso por su imprecisión), y su papel principal es el procesamiento y almacenamiento de las reacciones emocionales.


Fuente: todamujeresbella

0 comentarios TiS 0 Facebook


Puedes leer las normas sobre los comentarios en: [Política de privacidad]

Tu comentario...


 
2013 - 2017 Te interesa saber

colores

Pedro Luis Cenzano Diez & Yolanda Torres Cerezo

(Administradores)

Jesús Mª Busto Riaño

(Asesor)


Política de privacidad





Responsive

TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger