Imprimir...
Compartir
A+
A-
Vibrador

El hecho de que el vibrador a pilas fue patentado a finales del siglo XIX por Joseph Mortimer Granville, un apreciado médico inglés que lo diseñó con toda seriedad como artilugio médico. Granville publicitó esta máquina conocida como el "martillo de Granville" para el alivio de dolores musculares. Pero pronto fue visto como el único tratamiento fiable para un extendido mal entre las mujeres llamado "histeria". Este tratamiento era el masaje medicinal de los órganos femeninos hasta el punto del paroxismo, que bajo el punto de vista victoriano era una liberación perfectamente clínica del sistema nervioso, y no debía ser confundido con el orgasmo, además de no ser considerado en ningún aspecto sexual.

Aunque la histeria se destaparía como un mito de 4000 años, y un comodín para diagnosticar todo tipo de dolencias, el vibrador siguió ayudando a alumbrar un nuevo mundo en el que las mujeres ganaron la libertad de explorar su propia sexualidad.

Cuando la productora Tracey Becker, cuyas películas incluyen Finding Neverland de Marc Foster, una imaginativa relectura de la invención de Peter Pan por J.M. Barrie, escuchó por primera vez la historia al escritor Howard Gensler, le hizo gracia al principio, pero después la inspiró. La idea de un doctor de un estirado doctor victoriano inventando lo que se convertiría en el juguete sexual más popular del mundo sonaba a idea fantástica para una película moderna.

Becker le llevó la idea a la directora Tanya Wexler, y las dos, a su vez, al equipo de escritores Stephen Dyer y Jonah Lisa Dyer, quienes no pudieron resistirse a la sorprendente simplicidad de la idea, aunque pronto aumentó la complejidad. "Tracey y Tanya nos trajeron uno de esos grandes conceptos cómicos que puede expresar en una sola frase: "Un doctor victoriano inventa el vibrador". Y dijimos, si, lo haremos, directamente, y solo entonces empezamos a pensar "¿cómo diablos nos hemos metido en esto?". "Era una idea brillante pero necesitaba personajes, situaciones, todo un mundo y una estructura para construirlo a su alrededor."

Vibrador

Los Dyers se sumergieron en la investigación, descubriendo una época en el mismo límite entre trasnochadas tradiciones y el shock de lo nuevo, un tiempo en el que los médicos se apartaban de la creencia en los vapores y las sanguijuelas para comprender la teoría de los gérmenes y la psicología, en el que un mundo iluminado por el gas y las velas se convertía en un espectáculo electrificado de aparatos mecánicos, y en el que mujeres audaces empezaron a luchar por tomar sus propias decisiones.

En medio de todo esto, aprendieron sobre el extraño capítulo de la medicina en el siglo XIX, cuando cerca de un cuarto de la población femenina de Londres fue diagnosticada con histeria, una palabra aplicada a un vasto espectro de desórdenes femeninos, incluyendo algunos misterios aparentes como la infelicidad, la desobediencia, la impertinencia, demasiado o demasiado poco interés en el sexo, e incluso el deseo por tener derecho a votar. Aunque se desestimó en los años 50 el diagnóstico, aún hoy les decimos a las mujeres "No te pongas histérica".

Joseph Mortimer Granville
Joseph Mortimer Granville

Síntomas histéricos de un tipo o de otro tienen una larga y vergonzosa historia , desde los tiempos de los médicos griegos, de ser tratados mediante masajes pélvicos, manipulación digital y otras terapias creativas, como montar a caballo de espaldas o baños de agua en las partes íntimas. Pero ahora con los doctores victorianos creyendo que tenían una epidemia de locura femenina en sus manos, la práctica se extendió por Inglaterra como nunca antes. Con ello llegó la teoría de que estos tratamientos no eran eróticos de ninguna manera. La reacción física que resultaba no podía estar relacionada de ninguna manera con lo que solo ocurre entre marido y mujer, sino más bien una liberación que permite expulsar la toxicidad del sistema nervioso.


Seguir leyendo: Breve historia de la Histeria (y los vibradores)
Fuente: archivo PDF

3 comentarios TiS 3 Facebook

  1. Ummmmmm, que inventos, jajajajaja

    ResponderEliminar
  2. Pues vemos como el invento con el paso de los tiempos se ha convertido en uno de los artículos más vendidos y diversificado en cuanto a tamaños, colores y formas.

    ResponderEliminar
  3. Woww..lo inventaron para una cosa y mira en lo k termino

    ResponderEliminar


Puedes leer las normas sobre los comentarios en: [Política de privacidad]

 
2013 - 2017 Te interesa saber

colores

Pedro Luis Cenzano Diez & Yolanda Torres Cerezo

(Administradores)

Jesús Mª Busto Riaño

(Asesor)


Política de privacidad





Responsive

TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger