Imprimir...
Compartir
A+
A-
Blas de Lezo

Blas de Lezo y Olavarrieta nace en la marinera Pasajes de las hidalgas tierras guipuzcoanas el 3 de febrero de 1689 falleciendo a los 52 años, en Cartagena de Indias el 7 de septiembre de 1741 tras una penosa agonía, estando 40 al servicio de España.

Recibiría a título póstumo el título de marqués de Ovieco este teniente general conocido como Pata palo, o más tarde como Medio hombre, por las muchas heridas sufridas a lo largo de su vida militar, y al que podemos considerar hoy uno de los mejores estrategas y tácticos de nuestra historia militar y aunque sería muy difícil y posiblemente injusto hacer un ranquin en esta materia si podemos afirmar con rotundidad que fue uno de los que con muy poco pudo hacer mucho.

Pertenecía a una familia con ilustres marinos entre sus antepasados, en un pueblo dedicado, prácticamente en exclusiva, a la mar. Se educó en un colegio de Francia y salió de él en 1701. En aquel entonces la armada francesa era aliada de la española en la Guerra de Sucesión por los Pactos de Familia, que acaba de comenzar tras la muerte de Carlos II sin descendencia. Dado que Luis XIV deseaba el mayor intercambio posible de oficiales entre los ejércitos y escuadras de España y Francia, Lezo se embarca, a sus 12 años, en la escuadra francesa, enrolándose como guardiamarina al servicio del conde de Toulouse, Luis Alejandro de Borbón, hijo de Luis XIV.

La Guerra de Sucesión Española enfrentaba a Felipe de Anjou, aspirante como Felipe V, apoyado por Francia y nombrado heredero por el rey español, con el Archiduque Carlos de Austria, candidato como Carlos III, apoyado por Inglaterra, ya que esta última temía el poderío que alcanzarían los Borbones en el continente. La escuadra francesa había salido de Tolón y en Málaga se habían unido algunas galeras españolas mandadas por el conde de Fuencalada. Frente a Vélez-Málaga se produjo el 24 de agosto de 1704 la batalla naval más importante del conflicto. En dicho combate se enfrentaron 96 naves de guerra franco-españolas sumando un total de 3.577 cañones y 24.000 hombres y la flota anglo holandesa, mandada por el almirante Rooke y compuesta por unas 60 naves con un total de 3.614 cañones y 23.000 hombres.

Blas de Lezo participó en aquella batalla batiéndose de manera ejemplar, hasta que una bala de cañón le destrozó la pierna izquierda, teniéndosela que amputar, sin anestesia, por debajo de la rodilla. Cuentan las crónicas que el muchacho no profirió un lamento durante la operación. Debido al valor demostrado tanto en aquel trance como en el propio combate, es ascendido en 1704 a Alférez de Bajel de Alto Bordo por Luis XIV. Se le ofrece ser asistente de cámara de la corte de Felipe V. En la fuerza naval enemiga había un joven candidato a oficial que el destino le opondría en su trance final, se llamaba Edward Vernon.

Escudo de España

Tras su recuperación y rechazo a quedar en la Corte, pues ambicionaba ser un gran comandante, en 1705 vuelve a bordo y siguió su servicio en diferentes buques, tomando parte en las operaciones que tuvieron lugar para socorrer las plazas de Peñíscola y Palermo; en el ataque al navío inglés Resolution de 70 cañones, que terminó con la quema de éste, así como en el apresamiento de dos navíos enemigos que fueron conducidos a Pasajes y Bayona.

Continúa patrullando el Mediterráneo, apresando numerosos barcos ingleses y realizando valientes maniobras con un arrojo inusitado.

En 1706 se le ordena abastecer a los sitiados de Barcelona al mando de una pequeña flotilla pues en ese momento Barcelona todavía era fiel a Felipe V sufriendo la ciudad un intenso bombardeo austracista que selectivamente no recuerdan en la actualidad los antiespañoles y separatistas.

Demostrando una aguda inteligencia, realiza brillantemente su cometido, escapa una y otra vez del cerco que establecen los ingleses sobre la capital condal para evitar el aprovisionamiento. Para ello deja improvisa y deja flotando y ardiendo paja húmeda con el fin de crear un densa nube de humo que ocultase los navíos españoles, pero además carga «sus cañones con unos casquetes de armazón delgada con material incendiario dentro, que, al ser disparados, prenden fuego a los buques británicos»… Los británicos se ven impotentes ante tal despliegue de ingenio.

Posteriormente se le destaca a la fortaleza de santa catalina de Tolón, donde toma contacto con la defensa desde tierra firme en combate contra las tropas del príncipe Eugenio de Saboya. En esta acción y tras el impacto de un cañonazo en la fortificación, una esquirla se le aloja en el ojo izquierdo, que explota en el acto, perdiendo así para siempre la vista del mismo.

Tras una breve convalecencia es destinado al puerto de Rochefort, donde lo ascienden a teniente de guardacostas en 1707. Allí realizará otra gran gesta rindiendo En 1710 una decena de barcos enemigos, el menor de 20 piezas. Por estas fechas tiene lugar el referido combate con el Stanhope, de 70 cañones, mandado por John Combs, que lo triplicaba en fuerzas. Se mantuvo un cañoneo mutuo hasta que las maniobras de Lezo dejaron al barco enemigo a distancia de abordaje, momento en el que ordenó lanzaran los garfios para llevarlo a cabo: «Cuando los ingleses vieron aquello, entraron en pánico».

El abordaje de los españoles era una temible maniobra ofensiva, que los ingleses temían particularmente: los navíos españoles cañoneaban de cerca, tras lo cual lanzaban garfios y abordaban el navío contrario, buscando el cuerpo a cuerpo, hasta la rendición del enemigo. De este modo, con tripulaciones muy inferiores en número, los navíos españoles lograban apresar otros con mucha mayor dotación y porte. Blas de Lezo se cubrió de gloria en tan fenomenal enfrentamiento, en el que incluso es herido, siendo ascendido a capitán de fragata.

En 1712 pasa a servir bajo las órdenes de Andrés de Pes. Este afamado almirante quedó maravillado ante la valía de Lezo y emitió varios escritos que le valieron su ascenso a capitán de navío un año más tarde. Posteriormente participó en el asedio de Barcelona al mando del Campanella, de 70 cañones, que no le perdonan los separatistas en su torcida interpretación de la historia, en el que el 11 de septiembre de 1714, al acercarse con demasiado ímpetu a sus defensas, recibe un balazo de mosquete en el antebrazo derecho, perdiendo la movilidad en su antebrazo derecho hasta el fin de sus días. De esta manera con sólo 25 años tenemos al joven Blas de Lezo tuerto y cojo del lado derecho y manco del izquierdo.

Barcos españoles

En 1715, al mando de Nuestra Señora de Begoña, de 54 cañones, y ya repuesto de sus heridas, se dirige con una gran flota a reconquistar Mallorca, que se rinde sin un solo disparo.

Blas de Lezo y Olavarrieta

- Blas de Lezo y la batalla de Cartagena de Indias -



Seguir leyendo: Entonces llega su paso al Caribe cuando terminada la Guerra de Sucesión, etc...
Por José Antonio Crespo-Francés*
Fuente: archivo PDF

0 comentarios TiS 0 Facebook

Puedes leer las normas sobre los comentarios en nuestra política de privacidad.

Tu comentario...


 
2013 - 2017 Te interesa saber



Pedro Luis Cenzano Diez & Yolanda Torres Cerezo
(Administradores)

Jesús Mª Busto Riaño
(Asesor)


Política de privacidad





TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger