Imprimir...
Compartir
A+
A-
Obesidad

Aproximadamente unos 700.000 años atrás, el primer hombre poseía una carga genética muy similar a la que conservamos actualmente. Nuestros antepasados prehistóricos eran nómadas por lo que se trasladaban grandes distancias, dependiendo del clima y migraciones de sus presas. Se embarcaban en largas cacerías para alimentarse y alimentar a los suyos. Si a esto le sumamos el hecho de que no conocían el fuego ni formas útiles de preservación de alimentos, se puede deducir entonces que vivían alternando grandes banquetes con hambrunas prolongadas. Sobrevivían únicamente los mas adaptados, o sea, los con mayor capacidad de ahorrar energía (selección natural). Mas tarde el hombre descubre el fuego y luego formas precarias de conservación. El verdadero problema comienza hace 10.000 años, la era de la agricultura en la que ya no hay que trasladarse a buscar comida. Al cultivar y criar sus alimentos el consumo calórico ya no es el mismo. Hoy en día ni siquiera tenemos que salir fuera de casa para conseguir comida y nuestra carga genética es idéntica a la del hombre del paleolítico. Somos por naturaleza ahorradores de energía, porque así fuimos diseñados, nosotros no hemos cambiado en tan poco tiempo (genéticamente hablando), inclusive nos hemos seleccionando con el pasar de los años ya que los no ahorradores (personas que comen mucho y nunca engordan) fueron muriendo en guerras, desastres naturales, hambrunas, sequías, pestes, etc. (otra vez la selección natural, la supervivencia del más apto). Lo único que cambió es nuestro entorno.

Obesidad mórbida
Obesidad mórbida

La reserva energética de nuestro organismo es la adiposidad que se encuentra debajo de la piel y cubriendo algunos órganos. Dicho combustible se repone al ingerir alimentos grasos o bien comiendo mayor cantidad de calorías de las que se gastan en el día (por cada 9 calorías no combustionadas se almacena 1g de grasa). Para estos hombres prehistóricos lo segundo era poco probable ya que quemaban alrededor de 5000 calorías diariamente (se cree que caminaban en promedio 15 km por día). Es por esto que nuestro cerebro fue diseñado para reconocer a los comestibles ricos en ácidos grasos como los más sabrosos ya que aportan mayor valor energético (9 k/cal. por gramo, a diferencia de los hidratos de carbono y proteínas que aportan 4 k/cal. aproximadamente) y permiten sobrevivir más tiempo sin comer, echando mano a las reservas.

Como conclusión deducimos que teniendo prácticamente idéntica carga genética que nuestros antepasados, con un nivel de actividad física tremendamente menor, más el fácil acceso a la comida y sumado a que la industria incrementa los valores de grasas en sus preparados para hacerlos más baratos y apetitosos, las enfermedades relacionadas con el sobrepeso se incrementarán exponencialmente.

¿Que conocemos como Obesidad?Es una enfermedad crónica, metabólica e inflamatoria caracterizada por un exceso de grasa corporal cuya distribución condiciona el riesgo (la disposición intrabdominal o peri visceral es más riesgosa que la femorogútea). Su herencia es poligénica (interacción de varios genes) y multifactorial (interacción entre genes y medio ambiente).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) basa en el índice de masa corporal (IMC=Peso/Talla2) su clasificación de los distintos grados de obesidad. El IMC es un índice de corpulencia que debe asociarse a otras mediciones antropométricas para determinar el riesgo de una persona. El perímetro de cintura tiene una excelente correlación con la cantidad de grasa intabdominal y con el riesgo cardiovascular de una persona.


Extraído de: Plan Integral de Cobertura para el Control y Prevención de la Obesidad
Fuente: archivo PDF

0 comentarios Google+ 0 Facebook

Nos puedes dejar un comentario, una opinión, o tu experiencia sobre este artículo. Queremos que participes, porque aquí tú eres el protagonista.


 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad





TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger