Imprimir...
Compartir
A+
A-
La seducción

Hasta los años 40, la palabra "seducción" tenía connotaciones religiosas. A su significado de "cautivar" o "encantar" se añadía el de "hacer caer en un error o pecado". Y es que la seducción produce fascinación y miedo, entre otras cosas, por su tradicional matrimonio con el mal.

La seducción no es más que un ejercicio de ingenio, una forma hábil de engañar a otra persona para hacerle creer que está siendo deseada. Una vez satisfecho el deseo, el seducido pierde interés para el seductor.

Seducir no es lo mismo que atraer. La atracción es natural y se resume en un instinto para la perpetuación de la especie. En cambio, la seducción es un arte, es ritual y necesita de ceremonia, de estrategia para realizar una conquista que de otra forma no se podría alcanzar. En las sociedades humanas primitivas y entre los animales las estrategias de seducción también necesitan de un ritual que permita acercarse al otro lentamente, un escenario en el que poder intercambiar señales que orienten sobre la naturaleza del encuentro.

La seducción
Uno de los pilares más importantes de la seducción es la paciencia: la seducción requiere tiempo y espera. Quien seduce está al acecho, observa a su objetivo y va mostrando poco a poco los señuelos que cautivan al otro. En esta espera laboriosa reside el encanto de la seducción para el seductor, el encanto del erotismo.

Finalmente, la clave de la seducción radica en el recurso al deseo. Mientras que el instinto no cambia, el deseo cambia según la época y la persona, lo que provoca que también cambien las formas de seducir.

10 claves para seducir

La seducción es un arte que se puede aprender. Según los expertos del centro psicológico CEPP de Granada, existen una serie de estrategias que permiten acercarse a la persona y captar su atención:

1.- La mirada. Los ojos son una forma de comunicación básica. Mantener el contacto visual es una manera de expresar el interés por la otra persona.

2.- La sonrisa. Es un gesto de aprobación y una muestra sutil de interés. Además, la sonrisa marca los rasgos más importantes de la cara; la boca y los ojos aparecen ante el otro, en una posición agradable y armoniosa.

3.- Los gestos. La postura y los gestos son un medio básico de comunicación no verbal que muestran la disposición o no, de establecer una aproximación. Una posición relajada, sin cruzar piernas ni brazos, muestra interés.

4.- La seguridad y autoconfianza. Son básicos para mostrarse interesante ante la otra persona, ya que indican madurez, sensibilidad y saber estar.

5.- El sentido del humor. Una actitud positiva y la capacidad de hacer reír a los demás son aspectos muy valorados.

6.- El saber escuchar. Cuando se percibe que el interlocutor se siente interesado por lo que se está diciendo, éste se ve como alguien cercano, atento e incluso agradable.

7.- El misterio. No contarlo todo a la primera ocasión e ir descubriendo facetas propias a medida que la otra persona muestra interés por conocer más.

8.- La paciencia. El juego de la seducción puede durar más tiempo del que se tenía pensado.

9.- ¿Repetimos? Si la persona interesa, sería conveniente pedir el teléfono para concertar otra cita, en la que conocerse más.

10.- La retirada. Hay que saber retirarse a tiempo si no se ha conseguido lo que se pretendía.

La seducción

Algunas curiosidadesEl tango
Es el baile de la seducción por excelencia. Los movimientos apasionados de los bailarines representan este juego del corazón. El tango nació a orillas del Río de la Plata a finales del siglo XIX.

¿A que huele la seducción?
En el juego de la seducción no sólo actúan factores controlables como el vestuario o las palabras, sino que también actúan, y de forma determinante, factores que no podemos controlar del todo como, por ejemplo, el olor. Nuestro cuerpo produce hasta 500 sustancias químicas distintas que el resto de seres humanos perciben gracias al sentido del olfato. Algunas de estas sustancias acentúan su fuerza aromática en el momento de la seducción. Cada uno de nosotros tiene una huella olorosa única que nos identifica y diferencia del resto y que puede ser determinante a la hora de seducir a otra persona.


Raquel Crisóstomo (Humanista)
www.revistaeureka.com
Fuente: archivo PDF

2 comentarios Google+ 2 Facebook

  1. EXELENTE LA INFORMACIÓN DE EL ARTE DE SEDUCIR AL AMOR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lucas. Esperamos que la información pueda ser de utilidad. Un saludo.

      Eliminar

Nos puedes dejar un comentario, una opinión, o tu experiencia sobre este artículo. Queremos que participes, porque aquí tú eres el protagonista.

 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad





TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger