Imprimir...
Compartir
A+
A-
El poder del pensamiento
Reflexiones prácticas para ayudarte a vivir mejor contigo mismo, en el trabajo y con los demás. Tienen el sólido respaldo de uno de los pensadores más relevantes y universales de India: el maestro de Yoga Swami Sivananda.

Pese a que los seres humanos nacemos y morimos, nuestros pensamientos nunca mueren. Los pensamientos poderosos de los grandes sabios que acuñaron el Yoga se conservan aún. El pensamiento es una fuerza vital, es la fuerza más viva, sutil e irresistible que existe en el universo. Es una fuerza como la gravedad, la atracción o la repulsión. Vivimos flotando en un océano del pensamiento.

Somos lo que comemos

El pensamiento nos lo proporciona el alimento. Si el alimento es saludable, también el pensamiento se vuelve saludable. De ahí la importancia que los estudiantes de Yoga prestan a la hora de elegir los alimentos, de prepararlos y de ingerirlos.

Pensamos demasiado poco en lo que comemos y en el efecto que la ingesta alimentaria tiene en nuestra vida y en nuestra forma de pensar.

Somos lo que pensamos

Cada pensamiento tiene un valor incalculable en todos los aspectos de la vida. La fortaleza de tu cuerpo y la de tu mente, tu éxito en la vida y el placer que produzca a los demás tu compañía, dependen de la naturaleza y calidad de tus pensamientos. Quien tiene pensamientos positivos, habla poderosamente y produce una impresión profunda en las mentes de quienes le escuchan. El pensamiento configura el carácter. El hombre se convierte en lo que piensa. Piensa que eres fuerte, y fuerte te volverás. Piensa que eres débil y te volverás débil. Si meditas sobre el coraje, instaurarás éste en tu carácter. E igual ocurre con la bondad, la paciencia, la generosidad y el autocontrol.

Swami SivanandaSwami Sivananda

Triple influencia

Un pensamiento positivo es beneficioso desde los tres vértices de nuestra observación. Primero beneficia a quien lo piensa, mejorando su cuerpo mental. En segundo lugar, beneficia a la persona en la cual se piensa. Y, finalmente, beneficia a toda la humanidad, mejorando la atmósfera mental general, la aldea global de la que tanto hablamos hoy día. En el mismo sentido y por el contrario, un pensamiento negativo es también tríplemente perjudicial. Por ello está en nuestras manos orientar la realidad que nos rodea.

Los pensamientos son nuestros verdaderos hijos. Un pensamiento noble te proporciona alegría y felicidad, un pensamiento negativo te generará pesadumbre y aflicción. Igual que educamos a nuestros hijos con gran cuidado, tenemos que educar nuestros pensamientos con esmero, utilizando para ello la concentración.

Pensar constituye la verdadera acción. Desarraiga todos los pensamientos negativos, no lo dudes. Confía en tu capacidad de crear la realidad que te rodea.

Erradica la negatividad

El proceso de incorporación de un pensamiento negativo es el siguiente. Primero penetra en la mente. Luego te deleitas dándole vueltas, consientes que permanezca en tu mente. Y por último se acaba fijando en tu mente. Si cultivas un solo pensamiento negativo, se agruparán en ti todo tipo de pensamientos negativos y te debilitarán. Mientras que si cultivas cualquier pensamiento positivo, se reunirán en ti todo tipo de pensamientos positivos que te fortalecerán.

Controla tus pensamientos. Del mismo modo que conservas sólo las frutas buenas de la cesta, desechando las malas, conserva únicamente los pensamientos positivos en tu mente, rechazando los negativos. Extirpa la codicia, la avaricia, el egoísmo. Mantén tu mente plenamente ocupada.

Cómo utilizar el pensamiento

La energía se malgasta en toda charla ociosa y al cultivar pensamientos inútiles. Cultiva únicamente pensamientos que sean provechosos. Los pensamientos positivos son los escalones hacia el crecimiento y el progreso espiritual. No permitas a tu mente retornar a sus viejos moldes y continuar con sus propias formas y hábitos. Permanece alerta.

Debes erradicar, por medio de la introspección, todo tipo de pensamientos ruines, sin valor, de venganza, celos, odio y egoísmo. Debes aniquilar los pensamientos destructivos que generan falta de armonía y desacuerdo y cultivar los amables, sublimes y constructivos. Tus pensamientos deben llevar paz y consuelo a los demás.

El Yoga te da serenidadEl Yoga te da serenidad

Cuantos menos pensamientos tengamos en nuestra mente, mayor será nuestra paz. A medida que reducimos nuestros pensamientos, añadimos fortaleza y paz a la mente. Cuando estamos serenos, penetramos e impregnamos cada átomo del universo, purificando y elevando al mundo, a la aldea global en la que hoy vivimos, transformando esta realidad, modificándola lentamente para hacerla más llena de paz.

- Video -



Como mejorar tu forma de pensar* Cultiva siempre pensamientos positivos y sublimes.
* En el momento en que aparezcan los pensamientos negativos, esfuérzate por distraer tu mente con algún otro objeto, con pensamientos como la no-violencia el amor y la paz.
* No olvides que te conviertes en lo que piensas, formando de esta forma tu propio carácter.
* Sé consciente de que con tus pensamientos creas la realidad que te rodea.
* Vigila tu mente. Ocúpate siempre en alguna tarea. Evita toda conversación frívola, el cotilleo y los pensamientos inútiles.
* Conserva tu energía mental y utilízala para la meditación y el servicio útil a la humanidad.
* No almacenes en tu mente información inútil.
* Cultiva pensamientos amables, de paz, sublimes y espirituales. Todo pensamiento debe ser de naturaleza constructiva.
* No generes la mínima pena, dolor o infelicidad a nadie.


El poder del pensamientoExiste un gran poder dentro de nosotros. Un poder que podemos manejar. Ese poder es innato y es la virtud más valiosa que poseemos. Me refiero al poder del pensamiento.

Te explico. El cerebro es el instrumento de apoyo para los pensamientos, que recorren sus circuitos a la velocidad de la luz. Los pensamientos son vibraciones, chispazos electromagnéticos que emiten ondas igualmente electromagnéticas. Esas cargas se liberan por las diferentes reacciones químicas que suceden en el cerebro. El pensamiento o irradiación mental viene a ser, para que lo entiendas mejor, como una onda hertziana, tomando el cerebro como si fuese un aparato emisor y receptor a la misma vez (como por ejemplo, las ondas radiofónicas), el cual a través de los átomos se transmite a niveles inconscientes, por medio de una glándula situada en el entrecejo llamada glándula pineal, transmitidas como describí anteriormente, por ondas electromagnéticas a nivel sub-molecular.

Paralelamente, los pensamientos producen emociones, unas más intensas que otras, y la intensidad de la emoción, hace que esa onda o energía sea más fuerte o más débil. Somos seres emisores y receptores psíquicos, con un inmenso potencial energético, imposible de calcular. Algunos investigadores afirman que el cerebro segrega pensamientos, como los riñones orina y el hígado, bilis.

Cada pensamiento que tuvo una emoción muy intensa, quedará grabado en el subconsciente. Nuestro subconsciente no sabe separar lo positivo de lo negativo. No sabe diferenciar lo bueno de lo malo. Al subconsciente, no lo podemos manejar ni controlar, él solo se encargará de emitir las ondas y materializar el pensamiento. Como una cámara de video. Captas la imagen, la almacenas y la emites. Es por eso que el pensamiento es igual de poderoso al usarlo tanto de manera positiva como negativa, por lo que tenemos que tener mucho cuidado y manejarlo siempre correctamente (de manera positiva).
El poder del pensamientoSin embargo, la conclusión y objetivo al que me gustaría llegar en éste artículo, es que entiendas que esas conocidas frases: “Somos lo que pensamos” y “los pensamientos se materializan”, son ciertas y comprobadas. Si analizas por un instante tu vida y paralelamente, analizas los pensamientos que tienes a diario, lo más probable es que los dos concuerden a la perfección, porque la calidad de tu vida es simplemente la consecuencia de la calidad de tus pensamientos.

Si vives pensando en que todo te sale mal, que eres fea, que siempre te enfermas, que estás sola, que nunca tienes dinero, etc. y si tus emociones se basan en el rencor, la envidia, el egoísmo o si te vives quejando, chismeando, burlándote o criticando a los demás, etc., vivirás sembrando o cultivando semillas negativas y posiblemente vivas cosechando frutos de ansiedad, depresión, tristeza, soledad, enfermedad, escasez, producidas precisamente por el resultado de tus pensamientos en conjunto con tus emociones o acciones, y tu vida seguramente no es ni será muy positiva, como quisieras que fuera.

Lo importante, (que es en lo que quisiera enfocarme), es que tú puedes cambiar a positivo tu vida, pensando obviamente, de manera positiva. Pero sólo tú puedes hacerlo. Tú puedes comenzar desde hoy mismo a inyectarle “conscientemente a tu subconsciente”, pensamientos y emociones positivas de amor, salud, belleza, prosperidad, éxito, etc.


Fuentes: archivo PDF

1 comentarios Google+ 1 Facebook

  1. Eloisa. Mi esposo y yo nos mantenemos serenos y activos gracias a la meditación que aprendimos en unas clases de yogas hace muy largos años y donde nos enseñaron a relajarnos completamente y viendo una vela encendida. Después fuimos a un escuela que seguian las enseñanzas de gahb de cerrar los ojos y colocar todos los sentidos en ceros. Comenzamos a tomar suplementos de aminoáciodos, y melatonina, colágeno, etc., y pudimos rejuvenecernos y no hemos envejecidos nuevamente. Estamos por llegar a edad octogenaria.

    ResponderEliminar

Nos puedes dejar un comentario, una opinión, o tu experiencia sobre este artículo. Queremos que participes, porque aquí tú eres el protagonista.

 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad





TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger