Imprimir...
Compartir
A+
A-
AquilesLa Ilíada, Canto XXII

Aquiles fue el más temible de los príncipes aqueos que asediaron Troya: el mezquino enfrentamiento que mantuvo con Agamenón, jefe del ejército griego, y a causa del cual se automarginó de la lucha constituye el tema central de La Ilíada, y le garantizó un lugar de honor en la historia de la literatura. Pero, aunque parezca mentira, Aquiles también jugó un papel muy destacado en la historia de las matemáticas, nada menos que como competidor de una tortuga.

Y es así: en el siglo V a.de C., el filósofo griego Zenón de Elea planteó una serie de paradojas sobre el movimiento: una flecha, decía Zenón, para llegar al blanco tiene que pasar por todos los puntos de su trayectoria. Como éstos son infinitos, y la flecha forzosamente tiene que estar en cada uno de ellos, tardará un tiempo infinito en llegar al blanco. Otra: para recorrer el camino hasta una pared, una persona debe primero recorrer la mitad del camino, pero antes de recorrer la mitad, debe recorrer la cuarta parte, y antes la octava, y antes la dieciseisava. Como esa regresión es infinita, el fulano en cuestión no llega nunca hasta la pared. Pero la más famosa de todas las paradojas de Zenón es, sin duda alguna, la de Aquiles y la tortuga.

Supongamos, decía Zenón, que Aquiles, que corre cinco veces más rápidamente que una tortuga, juega con ella una carrera dándole una ventaja de cinco kilómetros. Cuando Aquiles recorra esos cinco kilómetros, la tortuga habrá avanzado un kilómetro. Cuando Aquiles cubra ese kilómetro que lo separa ahora de su contrincante, ésta habrá caminado a su vez un quinto de kilómetro, es decir, doscientos metros. Pero cuando Aquiles trate de alcanzarla corriendo esos doscientos metros, la tortuga habrá recorrido cuarenta metros. Y una vez que Aquiles salve esos cuarenta metros, con la esperanza de alcanzarla, la tortuga habrá avanzado ocho metros, y todavía le llevará ventaja. Una ventaja que disminuye sin cesar, pero que siempre está, porque cada vez que Aquiles recorre la distancia que lo separa de la tortuga, ésta, en ese lapso de tiempo, se habrá movido algo, por poco que sea, y en consecuencia, lleva siempre la delantera. Conclusión: Aquiles nunca la alcanza.

AquilesAquiles

El planteo de Zenón era muy agudo y el asunto de Aquiles y la tortuga fue un dolor de cabeza para la matemática y la filosofía griegas. Dado que es muy fácil constatar que, no sólo Aquiles, sino cualquiera alcanza efectivamente a una tortuga, el razonamiento de Zenón tenía que esconder una equivocación. Pero ¿cuál? La respuesta tardó la friolera de veintiún siglos en llegar.

Y la verdad es que para la matemática griega los problemas de Zenón eran irresolubles porque involucraban sumas infinitas. Efectivamente, los recorridos sucesivos de Aquiles son: cinco kilómetros, un kilómetro, doscientos metros, cuarenta metros, ocho metros, etc... y los correspondientes de la tortuga son un kilómetro, doscientos metros, cuarenta metros, ocho metros, un metro sesenta centímetros, etc. Para calcular el recorrido total de uno y de otra, habría que sumar todos esos tramos sucesivos. Pero como son infinitos, la suma, aparentemente no puede hacerse.

ZenonZenon

Hubo que esperar hasta el siglo diecisiete, cuando el matemático escocés James Gregory (1638-1675) estudió por primera vez y de manera sistemática la herramienta necesaria para terminar con el dilema de Zenón: las series convergentes, sumas que a pesar de tener un número infinito de términos, dan como resultado un número finito. Por ejemplo, la suma 1/2 + 1/4 + 1/8 + 1/16 + 1/32 + 1/64 +..., puede hacerse, y da exactamente 1. Los recorridos parciales de Aquiles y de la tortuga en el problema de Zenón constituyen, precisamente, series convergentes. Si sumáramos los infinitos tramos (los de Aquiles: 5 kilómetros + 1 kilómetro + 200 metros + 40 metros + 8 metros...) y los correspondientes de la tortuga (1 kilómetro + 200 metros + 40 metros + 8 metros + 1,60 metros +...) obtendríamos, para Aquiles 6,25 kilómetros, y para la pobre tortuga 1,25 kilómetros. Como Aquiles le había dado 5 kilómetros de ventaja, al recorrer uno 6,25 y la otra 1,25 kilómetros, coinciden en el mismo punto. Gracias a las series convergentes, la famosa paradoja de Zenón quedó aclarada y Aquiles alcanzó a la tortuga de una buena vez. Lo cual era justo, después de perseguirla durante más de dos mil años.

Uno huye y otro no puede alcanzarleAsí como en un sueño uno huye y otro no puede alcanzarle - y aquél no puede moverse para escapar - ni éste para perseguirle - así Aquiles no podía alcanzar a Héctor corriendo, ni Héctor escapar de él.


Fuente: archivo PDF
Puedes cambiar de artículo, subir o bajar página, usando las flechas de tu teclado ( ) ( )

0 comentarios TiS 0 Facebook

Puedes leer las normas sobre los comentarios en nuestra política de privacidad.

Tu comentario...


 
2013 - 2017 Te interesa saber



Pedro Luis Cenzano Diez & Yolanda Torres Cerezo
(Administradores)

Jesús Mª Busto Riaño
(Asesor)


Política de privacidad





TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger