Imprimir...
Compartir
A+
A-
La tragedia de Ribadelago
La leyenda: Situado en el área que hoy ocupa el lago de Sanabria, existió un pueblo llamado Valverde de Lucerna, un vergel de tierra fértil y según reza la leyenda un peregrino camino de Santiago de Compostela, llegó a la villa y fue a la panadería a por un trozo de pan y el panadero le dijo que no tenia pan en ese momento y el peregrino fue a tres casas y nadie le quiso dar ningún pan, el peregrino volvió de nuevo donde el panadero y este le coció un pan para darle de comer. En agradecimiento, le avisó: -este lugar, en el que clavo mi bastón, pronto se verá rodeado de agua, pues esta lo barrerá todo a su alrededor.

El peregrino se fue, y al día siguiente, una riada barrió el pueblo acabando con las vidas de todos los habitantes, excepto la del panadero, que permaneció en el único islote que quedó en la superficie. Así apareció el lago de Sanabria según la leyenda, pero esta no termina aquí. Unos días después de la riada, un ganadero entró en las aguas para recuperar las campanas de la iglesia, pero solo consiguió salvar una, perdiendo a sus animales en el intento. A partir de entonces las campanas de la iglesia sumergida tocaban a muerto...

Y así ocurrió

El 9 de enero de 1959, en una noche fría (-18º), unas lluvias torrenciales cayeron sobre la comarca zamorana de Sanabria, lo que provocó la rotura de la presa de Vega de Tera, construida en los años 40 de una forma precaria. Una riada arrasó el pueblo de Ribadelago, y 144 de sus casi 500 habitantes, perdieron la vida. De ellos, unos 120 cuerpos, en la mayoría niños, nunca fueron recuperados. Unos 30 habitantes consiguieron salvarse refugiándose en el campanario de la iglesia. Pronto, y con una importante movilización internacional, los cuerpos de rescate llegaron para recuperar los cuerpos.

La tragedia de Ribadelago
Entre ellos, el famoso escritor Alberto Vázquez Figueroa, declaró que allí vivió el único suceso paranormal al que ha asistido en su vida: con el pueblo destrozado y evacuado, únicamente poblado por cadáveres y equipos de rescate, en la noche fría, las campanas de la iglesia empezaron a tocar a muerto. Los soldados y equipos de submarinistas se quedaron helados y aterrados, asegurando que aquellas campanas sonaban como algo que no era de este mundo. Muy cerca, se levantó el nuevo pueblo de Ribadelago. Todavía hoy, algunos vecinos aseguran que en dos noches al año, la del 24 de junio y la del 9 de enero, unas campanas tocan a muerto en la lejanía...

La tragedia de Ribadelago
Audios

La tragedia olvidada de los pantanos de Franco (RNE)

1ª Hora - Milenio 3 (Iker Jimenez)

2ª Hora - Milenio 3 (Iker Jimenez)

3ª Hora - Milenio 3 (Iker Jimenez)

- Audio -


- 50 aniversario -


- Rotura de la presa 1/2 -


- Rotura de la presa 2/2 -


- Documental -


- Alberto Vazquez Figueroa -



En recuerdo de los que se fueronLos supervivientes de Ribadelago piden que no se olvide a los 144 muertos de 1959. "No dejéis que la catástrofe se convierta en leyenda", dice una superviviente.

09/01/2009
En medio de una profunda emoción por parte de los vecinos del pueblo y de quienes se desplazaron hasta la zona para rendir homenaje a las víctimas, una de las supervivientes, María Jesús Otero, señaló en el discurso ofrecido a los asistentes que "el luto ha durado hasta hoy" porque todos los vecinos del pueblo sufrieron en alguna medida la pérdida de seres queridos.

Pidió a la gente joven del pueblo que no deje caer en el olvido lo que pasó hace 50 años en Ribadelago. "No dejéis que la catástrofe de Ribadelago se convierta en una leyenda", apuntó.

En nombre de los supervivientes, María Jesús Otero, recordó las deficiencias que se detectaron en la construcción de la presa de Vega de Tera y cómo esa circunstancia era conocida por los vecinos de la comarca. "Era previsible" lo que ocurrió, dijo, pero al menos sirvió para que no se volvieran a cometer los mismos errores en la construcción de otras presas similares.

La tragedia de RibadelagoEstatua inaugurada hoy que recordará a las víctimas de Ribadelago

Todos los vecinos de Ribadelago participaron en los actos institucionales celebrados a lo largo de la mañana de hoy viernes. De la misma manera, se acercaron a Ribadelago supervivientes que desde la tragedia pasaron su vida en otros puntos de España. Es el caso de José Fernández Vargas, que con dos años y medio, perdió en la pantanada a sus padres y a un hermano. Fue acogido por una tía materna en Sevilla, donde vive desde entonces. Recordó que sigue con vida porque esa noche se quedó a dormir en casa del abuelo, que estaba en la parte alta del pueblo.

Como la suya, hoy se pudieron escuchar historias desgarradoras, como la de Felipe San Román, conocido como el hijo del ciego de Ribadelago. El día de la rotura de la presa tenía apenas un año y medio. Cuando sus padres oyeron llegar el agua, hicieron un agujero en el tejado para poder salir, pero, según relato, su madre era gruesa y no pudo pasar por el boquete abierto. "Sin embargo, fue capaz de guiar a mi padre por los tejados hasta que los dos nos pusimos a salvo" en la última casa, que fue la única que quedó en pie en la zona.

La tragedia de RibadelagoLos actos de homenaje a las víctimas emocionaron a los asistentes

Los actos institucionales estuvieron seguidos por miles de personas y numerosos cargos públicos, como la consejera de Administración Autonómica, Isabel Alonso, el presidente de las Cortes, José Manuel Fernández Santiago, o el delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo.

El presidente de la Diputación de Zamora, Fernando Martínez Maillo, garantizó la colaboración de la institución provincial en la construcción del museo permanente de la tragedia, que podría ubicarse en Ribadelago Nuevo, el pueblo de nueva construcción donde se realojó a los supervivientes.

Tras los discursos oficiales, se inauguró una escultura de Ricardo Flecha en "recuerdo perpetuo a las víctimas". Junto a la imagen de una mujer sanabresa protegiendo al hijo que lleva en brazos, se colocaron los nombres de todas las víctimas. El monumento se encuentra en el pueblo de Ribadelago que fue arrastrado por las aguas.

Los actos conmemorativos del 50 aniversario de la tragedia de Ribadelago continúan mañana con la proyección de varios documentales y de las imágenes del No-Do con las que se informó del suceso en su momento.

Además, el Museo Etnográfico Regional inaugura también mañana una exposición en la que recoge fotografías, referencias periodísticas y testimonios de los supervivientes de la catástrofe.


Fuente: elbombardeocosmico y elmundo

3 comentarios Google+ 3 Facebook

  1. Esperemos que una cosa así, no se vuelva a repetir, hoy en día disponemos de unos medios y tecnología para que esto no vuelva a suceder, pero aun así no hay que bajar la guardia.

    ResponderEliminar

Nos puedes dejar un comentario, una opinión, o tu experiencia sobre este artículo. Queremos que participes, porque aquí tú eres el protagonista.

 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad





TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger